Algunos detergentes, lacas o perfumes, pero también el sol o el agua, pueden dañar sus objetos de valor. Aquí hay algunos consejos para cuidar sus cosas preciosas como los cubiertos y las perlas ecológicamente.

Cubiertos
  • Use pasta de dientes mezclada con un poco de aceite de oliva para limpiar los objetos que no se pueden empapar en líquido.
  • Obtendrá un producto ecológico para platería mezclando partes iguales de blanco español (carbonato de calcio o polvo de tiza, disponible en ferreterías), una solución de amoníaco y jabón, alcohol desnaturalizado y agua.
  • Para limpiar la plata finamente cincelada, aplique el producto con un tejón o un cepillo para cazar furtivamente. Para pulir, cubra las cerdas del cepillo con un paño suave.
  • Nunca lave la bocina o el mango de marfil con agua caliente, esto acelerará el color amarillento. Wh Para blanquear o aflojar un cuerno o mango de marfil, frótelo con una mezcla pastosa de jugo de limón y sal, luego enjuague con agua tibia y seque.
  • Sugerencia para limpiar los cubiertos
La receta de esta abuela tiene una explicación científica: se basa en una reacción que ocurre entre dos metales, un proceso llamado acoplamiento galvánico. Esto es lo que necesita:

dos hojas de aluminio doméstico

  • 15 g (una cucharada) de sal
  • 15 g (una cucharada) de bicarbonato de sodio
  • Cubra el fondo de un recipiente con ambos hojas de aluminio. Agregue sal y bicarbonato de sodio y llénelo con agua hirviendo. Coloque los artículos a lavar (plateados o plateados) en la solución y sumérjalos durante una o dos horas. El aluminio se ennegrecerá. Finalmente, retire los objetos de la solución, enjuague y seque. La plata recuperará su brillantez.

Preservar el brillo de las perlas

Las perlas cultivadas deben su brillantez notable a la capa de nácar encerrando un injerto introducido en una ostra perlada.

Después de usar perlas, límpialas con una gamuza para eliminar todo rastro de transpiración, porque esta última es ácida y ataca al nácar.

  • Para evitar dañar la madreperla, ponga un poco de perfume antes de ponerse un collar de perlas, y recuerde quitar un anillo de perlas antes de pasar la crema de manos o crema para el cuerpo.
  • Para limpiar cuentas, use un paño suave empapado en agua jabonosa (jabón suave). Seca tus perlas en el aire.
  • Las perlas aprecian la humedad, las hidratan con agua salada de vez en cuando y las dejan secar al aire libre.
  • Para preservar la pátina de sus perlas, nunca las lave con soluciones de amoníaco o con detergentes.
  • No almacene perlas en algodón o en estuches de lana ya que pueden secarse y agrietarse.