¿Aprecia su platería pero teme dañarla? Tienes un montón de cosas para limpiar, pero temes la tarea? Estos son algunos consejos que le ayudarán a hacer este trabajo de manera más eficiente y a mantener sus preciosos cubiertos en perfectas condiciones.

Limpie los cubiertos en 5 puntos
  • Los cubiertos se deben usar a menudo: ya sea de plata maciza o chapada, retire las piezas para que envejezcan uniformemente.
  • Limpie su platería dos veces al año: use un producto adecuado para este material, enriquecido con un antioxidante. Aplicar con un paño suave con movimientos circulares; enjuague y limpie.
  • Si la cera se derramó en su platería: no la raye, rayará el metal. Derrita con un secador de pelo a baja temperatura y luego quítelo. También puede cubrirlo con unas gotas de trementina, alcoholes minerales o alcohol desnaturalizado, lo que facilitará la separación.
  • Para limpiar las piezas de plata trabajadas: espolvorear con bicarbonato de sodio y frote suavemente con un paño suave.
  • Lave los cubiertos a mano: con agua tibia y un líquido suave para lavar platos, luego límpielos con un paño suave: el agua puede dejar rastros o incluso atacar el dinero. Tenga especial cuidado cuando quite rastros de candelabros de cera o candelabros: si frota demasiado fuerte o usa agua demasiado caliente, pueden deteriorarse e incluso deformarse.
  • No coloque los cubiertos en el lavavajillas: sufrirá muy malos golpes. Si insiste en lavarlo de esta manera, coloque las monedas de plata alejadas de metales como el cobre y el acero inoxidable, que pueden dañarlas y ennegrecerlas.
  • Para pulir plata entre lavados: use un guante de pulido o gamuza. También puede frotar con un cepillo suave recubierto con pasta de pulir, que se vende en ferreterías y en muchas tiendas departamentales, o hacer que esto se pegue mezclando España blanca y un poco frotando alcohol o agua. Frote el objeto antes de pulirlo con un cuero de gamuza.
  • Para evitar que sus cubiertos se empañen: envuelva cada pieza de tela o papel de seda (nunca un periódico). Luego encerrarlos en una bolsa de plástico. Coloque una bolsa de gel de sílice dentro del gabinete donde los almacena. De lo contrario, una pieza de tiza deslizada en una tela de algodón le irá bien. No cierre la bolsa con una banda de goma: contiene azufre, que es nocivo para el dinero. Guarde su platería lejos de la luz del sol. Evite lugares húmedos o sujetos a cambios de temperatura excesivos.

Puede asegurarse de que con estos consejos, conservará sus valiosos cubiertos el mayor tiempo posible en las mejores condiciones posibles.