¿Ha oído hablar de la reparación de abolladuras sin pintura, una forma de reparar pequeñas abolladuras en su automóvil sin necesidad de llenarlas o pintarlas? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas? Descúbrelos aquí.
Esta técnica, desarrollada en Europa en la década de 1940 y luego introducida en los Estados Unidos, se usa comúnmente para reparar abolladuras, grandes y pequeñas. Siempre y cuando no dañen la pintura, no se trata de pliegues profundos.

Ventajas de la eliminación de abolladuras sin pintura
  • Esta técnica es menos costosa porque lleva menos tiempo que las reparaciones con relleno y pintura;
  • Es mucho más rápido: puede recoger su vehículo en un día o menos;
  • El trabajo de pintura original permanece intacto, por lo que la pintura y el acabado de la garantía de fábrica siguen siendo válidos; Removal La eliminación de abolladuras sin pintura no afecta la integridad estructural del vehículo;
  • Este método es ideal para reparar vehículos viejos sin tener que coincidir con el color de la pintura original.
  • Desventajas de la reparación de abolladura sin pintura
Se pueden reparar daños menores en las partes metálicas del automóvil de esta manera, pero no en materiales como paragolpes de plástico;
  • Estas herramientas solo pueden llegar a ciertas partes de un vehículo. Algunos lugares no son accesibles;
  • Los arañazos o astillas de la pintura no se pueden reparar con este método.
  • ¿Cómo funciona la eliminación de abolladuras sin pintar?
A veces, el técnico empuja la abolladura hacia el exterior usando herramientas como una bola magnética incrustada en un mango largo. Se coloca un marcador en el lado con baches para poder determinar la ubicación de la pelota. Mientras mira la abolladura bajo luz fluorescente o LED, el técnico empuja hacia afuera la manija de la bola (aparejada para aumentar el apalancamiento) hasta que la superficie lisa del auto se restaure.

Otro método de eliminación de abolladuras sin pintura consiste en eliminar la abolladura del frente. Discos redondos (como ventosas) están pegados a diferentes secciones de la superficie abollada. Una varilla está unida a cada disco y el técnico tira fuerte, sacando la dentadura hacia afuera.

Un acabado de exposición

Cuando se usaron estos dos métodos de eliminación de abolladuras sin pintura, la superficie del automóvil parece nueva. Sin marcas, sin imperfecciones en la pintura, solo queda una superficie lisa. La perfección de esta técnica requiere un mínimo de coordinación ojo-mano y años de práctica, pero el resultado aún lo vale.